LA CUPULA

LA CUPULA

La Parroquia Inmaculado Corazón de María, más conocida como la Iglesia de “La Cupula”, ubicada en la intersección de la avenida Sucre (ex jirón Independencia) y el jirón 28 de Julio; fue el sueño hecho realidad del reverendo padre Claretiano Simón Llobet. Desde el año de su inauguración en 1957, es la Iglesia más alta de Lima y se ha convertido en uno de los símbolos religiosos y arquitectónicos más hermosos y visibles de la ciudad a pesar del gran crecimiento demográfico de Lima. Sobre su cúpula descansa la Virgen María con los brazos abiertos, de 10 metros de alto, hecha a base de resina y fibra de vidrio, obra del Escultor Arequipeño Fredy Luque Sonco.

Esta joya arquitectónica, de estilo neo-renacentista ,  al igual  las construcciones religiosas de Italia de principios del siglo pasado,  podía contemplarse desde cualquier parte de nuestro distrito, pero la falta de planificación urbana,  la construcción de grandes edificios sin un desarrollo equilibrado y armónico, la falta de regulación y el afán de lograr recursos económicos a cualquier costa, hoy ocultan su belleza exterior.

Sus características primarias, rosado y verde, se han mantenido a través de los años, aunque hoy lucen con mayor esplendor gracias a las obras de restauración tanto de la fachada como por dentro del Templo; además del repintado general. La empresa de luz Edelnor se encargó de darle un toque mágico al Templo, en un juego de luces y sombras, donde sus contornos y altos relieves parecen emerger de la bruma que viene del mar.

La imagen original de la Virgen con los brazos extendidos, que se había construido originalmente en 1956, debía girar 360° sobre su pedestal, otorgando su bendición al distrito; pero sus  12 metros de alto y sus 4 toneladas de peso, hicieron desistir de aquella intención.

Debajo de la pintura que recubre esta Virgen, están los nombres y apellidos de casi la gran mayoría de feligreses de nuestro distrito que colaboraron en grades cruzadas religiosas con donaciones, bingos y kermesses, para hacer posible el sueño que el padre Claretiano Simón Llobet, le regalo al distrito.

Esta Virgen descansa desde 1966, mirando hacia la Av. Brasil, sobre tres columnas de concreto que convergen en un pedestal giratorio que dejó de funcionar a los pocos meses de su inauguración.

La Congregación de los Misioneros Claretianos lograron coronar el largo sueño acariciado por la legión María del distrito, con la construcción de la imagen, ya no de cemento sino de Fibra de Vidrio, obra del escultor Arequipeño  Fredy Luque Sonco; manteniendo las mismas características de la primera Virgen María, más liviana y de tan solo una tonelada y media.

Esta monumental obra, orgullo de nuestro distrito, nos cobija bajo el manto protector de la Virgen y nos acerca un poco más al cielo.